Participantes del Foro Internacional 2do Reencuentro con la Madre Tierra Caracas 2021 se solidarizan con las naciones y victimas afectadas por el cambio climático

Este sábado culminó con éxito el Foro Internacional 2do Reencuentro con la Madre Tierra Caracas 2021, en la que ponentes y participantes de diversos países del mundo se solidaron con las naciones afectadas y las víctimas de los eventos derivados por el cambio climático, así reza el documento final presentado al cierre del evento por el Diputado de la Asamblea Nacional y Presidente de la Comisión de Ecosocialismo, Ricardo Molina.

El texto indica que además “confirman la necesidad de avanzar en la construcción de un nuevo horizonte civilizatorio para la humanidad, que es el del Vivir Bien en armonía con la Madre Tierra, que es la herencia viva de las culturas milenarias de nuestros pueblos”.

Del mismo modo se conoció que del resultado de las deliberaciones, surgieron recomendaciones a los Jefes de Estado y de Gobiernos de los países del ALBA-TCP para que sean llevadas como voz de los pueblos a la COP-26, las cuales se extraen del documento final y se enumeran a continuación:

  1. Llamar a despolitizar la agenda de cambio climático, porque la solidaridad y la cooperación tienen que ser ejes de la conducta ética de los países en la nueva realidad que nos tocará enfrentar.
  2. Reconociendo que el mundo está azotado por una múltiple crisis global que se manifiesta en una crisis climática, financiera, alimentaria, energética, institucional, cultural, ética y espiritual, como resultado de una salvaje explotación de la Madre Tierra y un desenfrenado consumismo, proponemos realizar esfuerzos comunes en la formación de nuestras niñas y niños para aprender a defender los derechos de la Madre Tierra y del derecho de las futuras generaciones a vivir en un mundo mejor.
  3. Condenar el sistema mundial capitalista y sus respuestas ante la crisis, que se expresan en más capitalismo, más privatización, más explotación irracional, más consumismo, más guerras y depredación de los bienes naturales, y más lucro para las empresas privadas, planteando la alternativa del Ecosocialismo, un concepto profundamente humanista, que parte cambiar el sistema capitalista depredador por un sistema humano para cuidar la Madre Tierra.
  4. Advertimos que el Cambio Climático pretenda constituirse en un nuevo paradigma de dominación, intervenciones, invasiones, guerras y/o colonialismo. Preocupa que ahora, bajo el pretexto de Cambio Climático, se quieran imponer restricciones al derecho al desarrollo a los países o tesis de dominación de declaración de “estado fallido” o “ecocida”.
  5. Rechazamos todo tipo de coacciones, imposición de Medidas Coercitivas Unilaterales por su carácter ilegal e incidencia negativa en el derecho al desarrollo sustentable y la implementación del Acuerdo de París.
  6. Señalamos que las negociaciones internacionales sobre cambio climático no hacen sino poner en marcha la agenda de los países desarrollados capitalistas, y sus avances están condenando a la Madre Tierra a una sexta extinción masiva y a una gran parte de la humanidad a su desaparición.
  7. Nos declaramos en lucha permanente contra el colonialismo moderno que se está trabajando en el marco del “colonialismo del carbono” donde los países desarrollados intentan establecer las nuevas reglas del juego para lo que queda de este siglo y para los años venideros en las negociaciones climáticas globales.
  8. Exigimos la inclusión de los grupos humanos más vulnerables al Cambio Climático: comunidades indígenas, locales, afrodescendientes, jóvenes, migrantes y las mujeres, en las tomas de decisiones a respecto.
  9. Resaltamos que los resultados de la evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) contenida en el Informe para decisores políticos del Grupo I sobre las “Bases Físicas,” señalan a las actividades humanas como la causa del incremento promedio de 1.1°C de la temperatura global, respecto a la era pre industrial, cuando sabemos que NO ES LA HUMANIDAD, sino que la causa estructural del cambio climático es el 1% más rico que impone el sistema capitalista.
  10. Las medidas actuales de disminución de emisión de gases de efecto invernadero a escala global nos conducen a una emisión de 59 mil millones de toneladas de CO2 equivalente durante el año 2030, mientras que la ciencia indica que no debería superarse una emisión de 25 mil millones de toneladas para limitar el calentamiento global a 1,5°C. Es necesario y urgente entonces el incremento del nivel de ambición en la reducción de emisiones mediante acciones domésticas de mitigación, y no a través de fórmulas basadas en esquemas de intercambio de emisiones y/o mercados de carbono.
  11. Hacemos un llamado a una “acción urgente y equitativa para lograr una reducción de emisiones que permita limitar el incremento de la temperatura por debajo de 1.5°C”, y convocar a los países desarrollados a que realicen un incremento significativo de sus ambiciones de reducción de emisiones para evitar el colapso de la humanidad y de la Madre Tierra.
  12. Hacer prevalecer la diferenciación entre los países desarrollados y en desarrollo, y a su vez los países con vulnerabilidades específicas como los pequeños estados insulares que son severamente afectados por los eventos meteorológicos extremos.
  13. Establecer nuevas prioridades en las políticas y acciones climáticas, estando la adaptación en el primero orden de acción de las políticas públicas, por lo que debe contemplarse el financiamiento para la adaptación, capitalizando el Fondo de Adaptación.
  14. Exigir a los países desarrollados que deben cumplir sus obligaciones contempladas en lo concerniente a los medios de implementación para apoyar a los países en desarrollo a enfrentar las consecuencias de la crisis del clima, y particularmente la meta de aportación de US$ 100 millones anuales para el financiamiento climático.
  15. Exigir de manera urgente que sean reconocidas las Pérdidas y Daños por el Cambio Climático, al mismo nivel de la mitigación y la adaptación, en todos los aspectos relacionados al acceso al financiamiento climático. Asimismo, la movilización de recursos financieros en el Mecanismo de Varsovia sobre Pérdidas y Daños.
  16. Apoyamos y pedimos apoyar el Informe del Secretario General de las Naciones Unidas, Armonía con la Naturaleza A/75/266, párrafo 87 que solicita que “(…) la Asamblea General debería considerar la posibilidad de reunirse como Asamblea de la Tierra, donde los paradigmas no-antropocéntricos o centrado en la Tierra, que continúa evolucionando, puedan seguir desarrollándose y encontrar su lugar en el multilateralismo”. En ese sentido ratificamos nuestro apoyo para el desarrollo de una Asamblea de la Tierra, donde se tomen acciones urgentes para avanzar de un paradigma antropocéntrico al paradigma cosmobiocéntrico del Vivir Bien en Naciones Unidas.
  17. Manifestamos que el retorno a vivir en armonía, equilibrio y complementariedad entre los seres humanos con la Madre Tierra es la única salida para continuar con la reproducción de la vida en ella.
  18. Nos declaramos en estado de alerta y emergencia para combatir contra todas las formas y manifestaciones que intenten destruir los ciclos vitales de la Madre Tierra.

Proponemos desarrollar desde los movimientos y organizaciones sociales en conjunto con las instituciones gubernamentales de los países del ALBA-TCP la siguiente Agenda:

  1. Continuar organizando y empoderando a los pueblos en la ruta de su liberación, porque el poder es del pueblo y para el pueblo.
  2. Constituirse en un Gran Movimiento Mundial ECOSOCIALISTA en la lucha contra el capitalismo y su consecuencia el cambio climático, y en favor de la protección de la vida en la Madre Tierra.
  3. Conjuntamente avanzar en la protección de los grupos humanos vulnerables al Cambio Climático de los países del ALBA-TCP.
  4. Intercambiar experiencias en la elaboración de estrategias y planes de Gestión de Riesgos y Sistemas de Alertas Tempranas asociados a los desastres naturales asociados a la crisis climática desde la perspectiva insular, del istmo centroamericano y suramericana.
  5. Seguir fortaleciendo el control de los Estados sobre los bienes naturales estratégicos promoviendo la distribución y redistribución de los ingresos.
  6. Fortalecer las economías comunitarias para la generación de riqueza para los pueblos.
  7. Avanzar en una transición energética que respete el principio de equidad y responsabilidades comunes pero diferenciadas de los países.
  8. Impulsar relaciones armónicas, equilibradas y complementarias entre los seres humanos con la naturaleza.
  9. Promover la diversificación económica de nuestras economías, y la “desprimarización” de la producción y la exportación.
  10. Reducir todas las formas de inequidad y explotación de los seres humanos, y avanzar en relaciones equitativas entre hombres y mujeres.
  11. Impulsar la descolonización de nuestros pueblos y de nuestras culturas.
  12. Promover la tecnología como un bien común para todos los pueblos.
  13. Promover el ecosocialismo como el nuevo modelo civilizatorio y de desarrollo alternativo al capitalismo.
  14. Seguir siendo anticolonialistas, anticapitalistas y antiimperialistas.
  15. Proponer e impulsa la realización del Foro Internacional 3er Reencuentro con la Madre Tierra en Nicaragua en febrero de 2022.

En Caracas, tierra de Libertadores, a los veintiocho (28) días del mes de agosto de 2021.

http://madretierra.mppp.gob.ve

 597 Visitas Totales,  1 Visitas Hoy

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =